Neumáticos baratos · Venta de neumáticos nuevos y de ocasión en Zaragoza · Todos los servicios para tu automóvil · Tfno. 617 591 427

Cómo lavar bien el coche

No lo dudes. Cuanto más tiempo pasen sobre la pintura de tu coche esos excrementos de pájaros, los restos de insectos, las resinas de árboles, el polvo del camino, las manchas de alquitrán, partículas de hollín, sales antihielo o cualquier otro tipo de suciedad agresiva, más efectos destructores tendrán en tu vehículo.

¿Cada cuánto lavarlo? Dependerá de cuánto uses el coche y dónde lo guardas. Habrá personas que necesiten lavarlo una vez al mes (o menos) y otras todas las semanas. Por regla general necesitarás  esto:

  • Champú: Para limpiar de forma efectiva y dejar un buen acabado. Evita detergentes y limpiadores no especificos para automoviles y comprueba sus características: poder de limpieza, capacidad para evacuar el agua, polímeros que realzan el brillo…
  • Esponja: Se aconsejan paños de lana de cordero natural (recogen más agua y son más suave) o guantes de microfibra (mucha durabilidad). Así evitas hacer micro-arañazos en la pintura, ya que muchas esponjas arrastran suciedad.
  • Secado: Usa toallas de microfibras. Es un material muy absorvente y evitas desperfectos pues están diseñados para no rayar. Olvida las bayetas y trapos de cocina.
  • Dos cubos de agua: Uno para el champu y otro para aclarar (también puedes cambiar el agua y usar solo uno, claro).

Hay que tener algunos cuidados en función del método que uses para lavarlo:

Túnel de  lavado

Antes de entrar al lavado automático toma las precauciones normales: cerrar las ventanillas y techo corredizo si tienes. Tranquilo, no necesitas quitar la antena de techo original. Lo que sí debes retirar son añadidos especiales del vehículo: portaequipajes de techo, una antena suplementaria… Si tienes alguna duda,  pregunta antes al encargado del túnel de lavado.

Lavado a presión

Lee ante las instrucciones de uso del aparato de limpieza de alta presión, sobre todo la distancia a la que debes proyectar el agua sobre tu coche.

La temperatura del agua no debe superar los  60°C y procura mantener una distancia relativamente grande respecto a las partes más blandas del coche, como tubos flexibles de goma, accesorios plásticos o de acrílico y los neumáticos, para no dañarlos.

Lavado a mano

Antes de nada, usa abundante agua para reblandecer la suciedad. Así luego tendrás que frotar mucho menos. Hay quien aconsejan empezar a limpìar por el techo. Pero también quienes aconsejan antes de nada limpiar las llantas para no salpicar luego zonas limpias.

Estamos de acuerdo con esta segunda opinión: son el elemento que necesita de las técnicas y productos de limpieza más agresivos, y no conviene que llegue a la carrocería. Dale duro a esa suciedad con un cepillo y luego tira ese agua. Sería como si te lavases el pelo con el agua que has usado para lavarte los pies.

A partir de ahí, limpia el coche de arriba a abajo. El agua del irá cayendo hacia abajo y la suciedad de las partes inferiores será más fácil de limpiar y de manera menos agresiva.

Si lavas el vehículo con una manguera, no dirijas el chorro de agua directamente a las cerraduras y las juntas de puertas y el portón.  Aunque creas que así se seca antes, procura no lavar el coche a pleno sol. Debes secarlo con un paño suave al tacto. Para los cristales, un viejo y eficaz truco: papel de periódico, más efectivos y baratos que los limpiadores específicos.

[NOTA: Artículo pubicado originalmente el 9/9/2011, actualizado con imágenes y más información]

La entrada Cómo lavar bien el coche aparece primero en Noticias.coches.com.



Consejos – Noticias.coches.com
leer más →

Volante motor, para qué sirve y cómo funciona

Seguro que en más de una ocasión has oído hablar del volante motor. Este elemento mecánico, también conocido como volante de inercia, se trata de un componente que tiene un funcionamiento muy preciso y de gran importancia en nuestro vehículo. Aunque a veces pase desapercibido, el volante motor es uno de los máximos responsables del refinamiento de un propulsor. Está presente en todos los motores, dando igual su tipología o el número de cilindros que tienen.

Definición de volante motor

El volante de motor, como se aprecia en la imagen, se trata de una pieza simple normalmente hecha de acero con forma circular. Va colocada en el extremo del cigüeñal que está más cerca a la caja de cambios, unida al embrague. Su principal objetivo es almacenar la energía cinética y lo consigue, como su otro nombre indica, aportando una inercia adicional. Es un proceso que puede sonar complejo, pero que es más simple de lo que parece.

El volante motor va almacenando la energía que transmite el motor. Cuando deja de recibir su par, el volante continua su movimiento de forma que se consigue reducir los tirones y los cambios bruscos. Amortiguando las vibraciones del motor consigue que la conducción sea más confortable, sobre todo a bajas revoluciones. Los motores con un número elevado de cilindros tienen un giro más regular, pero en los habituales de tres y cuatro cilindros, el volante de inercia se convierte en un elemento clave.

Clases de volante motor

  • Volante de inercia de una masa (SMF): Se trata del tipo más simple y común en la actualidad. Está compuesto de una sola pieza maciza y circular de gran tamaño, que tiene el perímetro exterior dentado. Su giro consigue amortiguar la velocidad angular del cigüeñal.
  • Volante de inercia bimasa (DMF): Actualmente alrededor de un tercio de los vehículos emplean un volante formado por dos masas conectadas y que rotan entre sí. Gracias a unos muelles helicoidales y rodamientos situados entre ellas, se consigue la reducción de vibraciones en la cadena cinemática durante un periodo más largo.

Funcionamiento del volante motor

Por el volante motor, como ya hemos dicho antes, va a pasar toda la energía cinética generada por el motor antes de pasar directamente a las ruedas. En ese recorrido de la energía, las vibraciones de la mecánica serán absorbidas parcialmente por el volante de inercia, que seguirá girando para disipar y transmitir al cigüeñal dicha energía. Las vibraciones que se manifestarían en forma de tirones o traqueteo si llegasen a las ruedas, consiguen ser eliminadas.

En el caso de un volante bimasa, se consigue ganar efectividad con una masa que gira acorde al motor y otra que lo hace acorde a la transmisión. Destacará por un movimiento más progresivo en la maniobra de desembrague. Este elemento también ayudará el motor de arranque eléctrico, pues transmite potencia al cigüeñal para que inicie su movimientos, así le resta desgaste al motor de arranque, que es de los que más sufre.

Averías del volante motor

El volante motor también es un elemento bastante susceptible a averiarse. A pesar de ser un elemento pasivo, su desgaste es considerable y hay que tratarlo correctamente para lograr una mayor vida útil. Es aconsejable seguir una serie de rutinas para lograrlo. En este apartado hay que tener en cuenta que el volante de inercia va ligado estrechamente al embrague y que el trato a éste va a afectar directamente.

Por lo tanto, el uso del embrague debe ser suave (sin soltarlo de golpe) y utilizándolo a la hora de arrancar. También hay que evitar aceleraciones fuertes a bajas revoluciones, pues es cuando más trabaja este elemento. Hay que vigilar también el estado del motor de arranque, pues si está defectuoso hará que el volante motor trabaje más. Por otro lado, hay que tener cuidado con ciertas reprogramaciones, pues el aumento de potencia podría conllevar a un mayor desgaste.

Si el volante motor no está en buen estado lo podremos detectar a través de algunos síntomas. En primer lugar hay que entrenar el oído pues cualquier ruido extraño (sobre todo en el momento de arranque, al ralentí o al usar el embrague) puede activar las alarmas. Las vibraciones también son augurio de posible holgura del volante de inercia, por lo que hay que prestarles atención.

Al ser un elemento colocado en una posición bastante delicada, siempre es recomendable que sea manipulado por profesionales. Sería adecuado cambiarlo cada vez que se sustituye el embrague y es un elemento bastante caro. Un volante bimasa puede rondar los 600 euros y una reparación completa con mano de obra incluida podría rondar los 1.000 euros.

La entrada Volante motor, para qué sirve y cómo funciona aparece primero en Noticias.coches.com.



Consejos – Noticias.coches.com
leer más →

Consejos para renovar el carnet de conducir

El permiso de circulación es algo indispensable que tienen que tener todos los usuarios que conducen a diario. Se trata de un documento obligatorio y que no debemos olvidar una vez lo sacamos. Igual tenemos que preocuparnos de recuperar los puntos o de solicitar un duplicado cuando lo perdemos, tenemos que mirar su fecha de caducidad. Antes de que venza tendremos que renovar el carnet de conducir, un proceso que es sencillo si se siguen estos consejos.

¿Cada cuánto tiempo hay que renovar el carnet de conducir?

Lo primero que tenemos que tener en cuenta es la fecha de caducidad de nuestro permiso. Aparece en el propio documento y es diferente en función de la clase de permiso. Por ejemplo, para el habitual carnet B la vigencia es de 10 años y pasa a ser de cinco años a partir de los 65 años de edad. En otros permisos como los C1, C1+E, C, C+E, D1, D1+E, D o D+E; la vigencia es de cinco años y cuando se cumplen los 65 años de edad para a ser de tres años

Siempre hay que intentar renovar el carnet de conducir antes de que caduque. La vigencia se mantiene si lo hacemos en una fecha dentro de los tres últimos meses antes de su vencimiento. Si se renueva después de caducado se tendrá una nueva fecha de vigencia, pero esos días no se deberá conducir. Los únicos motivos que no permiten a un usuario renovar su carnet de conducir es que haya sido retirado por las autoridades.

¿Dónde hay que renovar el carnet de conducir?

Hay varios sitos donde se puede llevar a cabo la renovación del carnet de conducir. Se puede hacer directamente en un centro médico autorizado por la DGT. El motivo, es que para la renovación es necesaria un reconocimiento médico que acredite las aptitudes psicofísicas para permitir al usuario seguir conduciendo. Yendo directamente a estos centros se puede ahorra un paso, al no tener que ir posteriormente a una Jefatura de Tráfico.

El usuario tendrá que acudir al centro médico con su DNI o pasaporte (original y en vigor). En caso de ser extranjero comunitario se le pedirá una autorización de residencia o un documento de identidad de su país o el pasaporte junto con el Certificado de Inscripción en el Registro Central de Extranjeros. Para extranjeros no comunitarios es necesaria la autorización de residencia. Tras la entrega de la documentación se procederá al examen psicotécnico. Para completar el proceso habría que pagar la tasa correspondiente, de la que hablaremos a continuación.

Otra opción para renovar el carnet de conducir es acudir a la Jefatura de Tráfico más cercana. Esto no quita que antes hayamos tenido que pasar por un centro de reconocimiento mécido. De hecho, tendrán que haber remitido el informe de aptitud psicofísica de forma telemática. También será necesaria otra documentación como el impreso oficial típico, el pago de la tasa correspondiente, el DNI, pasaporte o tarjeta de residencia, una fotografía de 32x26mm y un talón-foto firmado.

Como podéis observar, este segundo lugar entraña una mayor complejidad. En el centro médico autorizado es necesaria menos documentación y la foto y la firma se pueden hacer allí directamente. Ir a Tráfico, además de tener que hacer un segundo desplazamiento, significa tener que llevar más documentación. La tercera opción es la de renovar desde el extranjero, para lo que es necesario el talón-foto firmado, un informe médico validado por la Misión Diplomática u Oficina Consular de España en dicho país y la copia del resguardo del pago de la consabida tasa.

¿Cuánto cuesta renovar el carnet de conducir?

Llegados a este punto nos vemos obligados a decir que el precio de la renovación del carnet de conducir es variable. La tasa de tráfico es siempre la misma, la que recibe el nombre de prórroga de vigencia de los permisos y licencias de conducción. Actualmente cuesta 24,10 euros y puede pagarse telemáticamente o con tarjeta en las Jefaturas de Tráfico. La tasa se paga en todos los casos, dando igual dónde se decide hacer la renovación. Los únicos que no pagan tasa son los mayores de 70 años.

Pero a esos 24,10 euros hay que sumar también el precio por el informe médico. En función del lugar donde sea realizado, el piscotécnico puede variar. Suele oscilar entre los 20 y los 40 euros, por lo que recomendamos a buscar y preguntar en diferentes sitios para obtener un precio bajo. Sumando ambos gastos nos sale que renovar el carnet de conducir suele costar entre 45 y 60 euros en total.

Hay algunas excepciones en los que el permiso de conducir se expide con una vigencia inferior a la normal por algunas causas médicas. En esos casos, el precio de la tasa de Tráfico se reduce porcentualmente en función de los años que se pongan de vigencia. Si es hasta 4 años se impone una tasa de 19,30 euros, si es hasta 3 años se paga 14,50 euros, si es hasta 2 años hay que abonar 9,70 euros y si es de un año o menos el coste es de 4,90 euros.

La entrada Consejos para renovar el carnet de conducir aparece primero en Noticias.coches.com.



Consejos – Noticias.coches.com
leer más →

Qué es y cómo funciona el embrague del coche

El embrague es un elemento mecánico del coche que se encarga de transmitir el movimiento del motor a las ruedas, a través de la caja de cambios. Conocer las pieza que lo forman y cómo funciona el embrague es vital para evitar malos usos y alargar la vida del embrague. No es una avería barata, más que por el coste de las piezas por la cantidad de mano de obra que acarrea el cambio de embrgue.

Ubicado entre el motor y la caja de cambio, la función del embrague es aislar el movimiento del motor del de las rudas mientras se realiza un cambio de marchas (bien sea manual o automático, si bien en este artículo nos centraremos en el primero). Se trata pues, de una pieza sometida a numerosos esfuerzos y que un mal uso puede provocar su degradación prematura.

No es posible asignar una vida útil del embraque en kilometros, como en otras piezas mecánicas. La vidad del embrague depende enormemente del uso que le de el propietario del coche. Si un coche ha realizado la mayoría de recorridos en viajes largos por autovía, apenas se habrá usado. Uno que circule mucho en ciudad, no necesitará haber recorrido tantos kilómetros para empezar a sufrir desgaste.

Por regla general (siempre sabiendo que puede variar mucho), lo habitual es que la vida útil del embrague esté en torno a los 200.000 km. Recuerda que esta pieza no suele estar incluida en la garantía del coche, ya que un mal uso puede acabar con él en unos pocos días.

Partes del embrague

Aunque solemos referirnos a él como un único elemento, en realidad, se trata de un conjunto de piezas las encargadas de asilar el movmiento del motor:

  • Disco de fricción: es la parte clave y más crítica. Este disco, con sus dos caras realizadas con un material muy similar al de las pastillas de freno, se acoplado a la caja de cambios mediante un eje. Gira con el volante y el plato de presión salvo cuando se pisa el peda, que se desacopla para facilitar cambios de marchas suaves. Los resortes de disco tienen como función absorber y suavizar el impacto cuando la potencia es transmitida al centro y evitar vibraciones del motor.
  • Collarín de empuje: Esta pieza, también conocido como cojinete de empuje, separa o une el disco cada vez que el conductor desembraga o pisa el pedal de embrague. Al desembragar, suelta la presión sobre el disco, crea un espacio de tamaño suficiente para que este disco se retire del volante y posibilite al conductor cambiar las velocidades.
  • Volante motor: Está atornillado al extremo del cigüeñal, esa pieza que se encarga de transformar el movimiento rectilíneo de los pistones en rotativo (para que giren las ruedas). Es el soporte del embrague y su misión es acumular inercia y regularizar el movimiento del propulsor.  Al pisar el embrague,  presiona el disco a través del plato de presión. Funciona también como disipador de calor y necsita una superficie totalmente plana para funcionar correctamente.
  • Plato de presión: Conocido como maza de embrague también, incluye un disco de acero con apariencia de corona circular. Por una cara se conecta la carcasa del mecanismo de embrague utilizando el diafragma o los muelles, y por la otra se conecta a una de las caras del disco de embrague. La potencia llega a las ruedas motrices cuando la maza de embrague presiona al disco.
  • Carcasa o cubierta: Es el elemento que cubre al sistema de embrague, a través de este se fija el volante de Inercia utilizando los tornillos. En la carcasa se encuentran los distintos diafragmas o muelles que permiten la presión del disco de embrague contra el plato de presión y también contra el volante del motor.
  • Mecanismo de accionamiento: Consta de un rodamiento que también se conoce como bute. Apoyado en el diafragma, empuja esas láminas para liberar o presionar el disco. Va montado en una horquilla que es la se mueve al pisar el pedal de embrague (con un cable o mediante un sistema hidráulico).

Cómo funciona un embrague

A grandes rasgos, podemos indicar que el movimiento de los cilindros de traslada al cigüeñal, al cual está unido el volante de inercia o volante motor.

Es ahí donde llega el movimiento una vez que el disco de embrague se acopla al mismo mediante el eje principal. La maza de embrague ejerce presión sobre este para que la potencia del motor llegue a las ruedas motrices cada vez que el cojinete de empuje acopla el disco. Esta pieza, el disco de embrague, es la que más sufre en todo el proceso, ya que está en contacto con los dos elementos, de ahí que sea la que sufre mayor desgaste.

Este vídeo (en inglés), te explica bien su funcionamiento:

Podemos identificar tres posiciones en este proceso:

  • Posición de embrague: Disco acoplado, se transmite la potencia por completo al embrague, vinculando ruedas y el motor.
  • Posición de desembrague: Pedal del embrague está pisado, desacoplando el disco del sistema. En esta posición, la adecuada para realizar el cambio de marcha, las ruedas girarán libres o estarán detenidas, según la inercia.
  • Fase transitoria: Entre ambas posiciones, el embrague ha de trabajar también, suavizando los choques mecánicos para que el cambio no se haga de manera violenta o que las inercias dañen el motor o la caja de cambios.

Mientras el embrague está totalmente suelto no sufre desgastes ni esfuerzos. Es cuando pisamos el pedal cuando pueden comenzar a pasar los problemas. Sobre todo si lo pisas a medias, ya que el disco resbala contra el volante motor y la maza, acelerando el deterioro y subiendo mucho la temperatura. Por este motivo no se recomienda llevar el pie apoyado en el pedal, no usar el punto muerto durante las detenciones o picar embrague si quieres alargar su vida.

Tipos de embrague

Todo lo que te hemos contado hasta ahora son caracterústicas generales. Existen diferentes tipos de embrague.  Podemos realizar dos diferentes tipologías. La primera, la más común, nos deja con tres tipos de embrague:

  • Embrague de fricción mecánico: El más común en turismos, formado por el volante motor en el que se apoya el eje primario de la caja de velocidades. Hay embragues con un solo disco seco y otros que llevan varios discos, bien secos o húmedos.
  • Embragues hidráulicos: En ellos, la unión de las dos piezas principales del embrague se realiza por medio de aceite, sin disco. Muy común en cajas de cambios automáticas. La energía se transmite por una bomba centrífuga que comunica con una turbina.
  • Embragues electromagnéticos. Son muy poco comunes. Aprovechan la fuerza del campo electromagnético (bloqueo electromagnético) para transmitir el par de giro.

Otras diferencia bastante común la establece el modo de realizar la presión sobre el plato opresor para acoplarlo con el disco. Existen entonces tres diferentes tipos de embrague:

  • embrague de muelles: Los muelles sobre los que se realiza la presión se ubican en la periferia del disco de embrague.
  • embrague de diafragma: Esta función la realiza un diafragma elástico de acero.
  • embrague centrífugo: Tanto embragado como desembragado lo realizan unos contrapesos que funcionan por la acción de la fuerza centrífuga del giro del motor. Es propio de los cambiso automáticos, ya que actúa automáticamente a partir de un cierto régimen de giro del árbol motor.

Fuente: RO-DES, Km que cuentan

La entrada Qué es y cómo funciona el embrague del coche aparece primero en Noticias.coches.com.



Consejos – Noticias.coches.com
leer más →
AVISO LEGAL · LSSI · POLÍTICA DE COOKIES · POLÍTICA DE PRIVACIDAD



Este sitio emplea cookies como ayuda para prestar servicios. Al utilizar este sitio, estás aceptando el uso de cookies. OK Más información