Neumáticos baratos · Venta de neumáticos nuevos y de ocasión en Zaragoza · Todos los servicios para tu automóvil · Tfno. 617 591 427

Efecto pantalla, qué es y cómo evitarlo durante la conducción

En alguna ocasión habrás oído hablar del efecto pantalla. Se trata de un fenómeno que se crea en una situación bastante concreta. La clave es el viento, uno de los factores que más afecta a la conducción y que puede causar bastantes problemas en carretera. Ya hemos hablado largo y tendido de las claves de seguridad para conducir con viento y ahora vamos a abordar esta cuestión tan específica que puede cogerte desprevenido y tener consecuencias negativas.

Y la mejor manera de explicar el efecto pantalla es con un ejemplo. Pongamos que vas con tu vehículo circulando por un puente y con una fuerte racha de viento soplando desde tu derecha. El comportamiento natural en este caso es que muevas el volante ligeramente hacia ese lado para contrarrestar el efecto del aire. Pero justo tienes que hacer un adelantamiento a un camión o a otro tipo de vehículo de grandes dimensiones y la situación cambia por completo.

Ese vehículo, al tener una superficie muy grande, hace que el aire no llegue a nuestro coche. Al detenerse el viento de forma repentina a la vez que luchabas contra él girando el volante hacia la derecha, la tendencia es a ir hacia el camión con el riesgo de chocar que eso conlleva. Por lo tanto tendrás que estar atento para enderezar el volante o incluso girar un poco hacia la izquierda para revertir esa tendencia a ir contra el vehículo.

Posteriormente tendrá lugar la vuelta a la situación inicial. Cuando finaliza el adelantamiento la racha de aire volverá a agitar el coche, intentando moverlo hacia la izquierda. Para cuando eso suceda tendrás que estar preparado para seguir con el ligero movimiento de volante hacia la derecha para contrarrestarlo. Aunque lo hemos contado detalladamente, el efecto pantalla puede suceder en pocos segundos y hay que estar preparado para su impacto.

El efecto pantalla es mucho más peligroso cuando se circula por zonas desprotegidas como un puente o la salida de un túnel. También se hace mucho más notable cuando hay viento racheado que cuando se trata de un viento más constante. En todo caso, ante esta situación meteorológica siempre es recomendable reducir la velocidad, rodar en una marcha corta (para tener más respuesta del motor) y extremar precauciones. Presta atención a todos los elementos y no olvides el efecto pantalla cada vez que hagas un adelantamiento.

La entrada Efecto pantalla, qué es y cómo evitarlo durante la conducción aparece primero en Noticias.coches.com.



Consejos – Noticias.coches.com
leer más →

Consejos para limpiar el techo del coche

La limpieza del coche es una cosa que da pereza a algunos usuarios y que obsesiona a otros. En cualquier caso, es importante seguir algunas pautas para hacerlo de forma correcta, respetando el vehículo y sin dañarlo. El interior (y concretamente la tapicería) es una de las partes más complejas de adecentar. Y muchas veces se nos pasa por alto la superficie que tenemos sobre nuestras cabezas. Por eso hoy vamos a hablar de las claves para limpiar el techo del coche.

En primer lugar hay que destacar que el techo del habitáculo es una zona que acumula mucha suciedad, aunque no lo valoremos por quedar fuera de nuestro espacio visual. Normalmente se le pueden aplicar las mismas pautas que se llevan a cabo con la tapicería, aunque el techo es una zona más delicada y que hay que tratar con sumo cuidado. Para empezar, nada de aspiradoras potentes, cepillos duros o productos que no sean específicos.

Lo primero es hacerse con un paño de microfibras que será nuestro gran aliado a la hora de limpiar el techo del coche. Hay que hacer una pasada preliminar, intentando seguir la dirección de la tela del tapizado y sin hacer mucha presión. Con esta práctica se consigue eliminar la suciedad superficial, aunque habrá que hacer hincapié para las manchas. Para ello es mejor hacerse con un producto específico para tapicerías, mejor no arriesgar con productos del hogar que podrían arruinar el techo.

Hay que tener en cuenta los diferentes materiales de los que puede estar hecho, pues no será lo mismo un techo de tela que otro forrado en Alcántara. Una vez hayamos elegido el producto ideal (hay algunos especiales para techo), procederemos a una limpieza general para rejuvenecer esta zona del vehículo. El paño de microfibra habrá conseguido quitar la suciedad superficial y el polvo, así que ahora vamos a rociar con el producto toda la superficie.

Hay que seguir las instrucciones que nos dicte cada producto, en algunos casos será recomendable dejarlo actuar por un tiempo. Después tocará retirar el producto de limpieza con la suciedad que haya conseguido arrastrar, lo haremos con otro paño de microfibras para no dañarlo. Con esa medida se conseguirá recuperar el estado inicial del techo, aunque todavía es posible que se resistan las manchas más incrustadas.

Para quitarlas podremos intentar repetir el anterior procedimiento o probar atacando a cada mancha de forma individual. El paño de microfibra seguirá siendo nuestro mejor aliado, aunque también podemos recurrir a un cepillo de cerdas suaves para esta tarea. Seguiremos utilizando un producto específico y, aunque la mancha sea persistente, es importante que no frotemos con fuerza para no deteriorarlo. Siempre lo haremos suave y manteniendo la intensidad en cada pasada.

Algunas veces habremos oído hablar de remedios caseros como el agua con vinagre. Aunque suele ser muy efectivo disolviendo manchas no hay que abusar, pues podría atacar a algunos tejidos. Tampoco recomendamos desde aquí el uso de desodorantes para automóvil aplicados directamente sobre el techo. Terminar diciendo que para limpiar el techo del coche tiene que imperar la lógica y el sentido común, siempre teniendo en cuenta que es una zona vulnerable.

La entrada Consejos para limpiar el techo del coche aparece primero en Noticias.coches.com.



Consejos – Noticias.coches.com
leer más →

¿Embrague gastado? Cómo detectarlo y claves para cambiarlo

Si la semana pasada te explicábamos qué es el embrague, ahora llega el momento de detectar fallos en él. Porque quién más o quien menos sabe que ese pedal situado a la izquierda ayuda en el cambio de marchas (permite, al pisarlo, separer el giro del motor del coche de la transmisión a las ruedas, logrando que engranar una marcha no sea una tortura).

Pero, como todo en esta vida, el embrague tiene una vida útil. Es vital saber cuándo el embrague está gastado para cambiarlo. Este conjunto de elementos mecánicos se va desgastando (es de un material similar a las pastillas de freno) con el uso del coche. Según conduzcas más o menos en ciudad (con cambios de marcha más frecuentes) o realices viajes largos su vida se acorta o alarga. También influye muchísimo el uso del mismo. En este sentido te recomendamos leer nuestros consejos para alargar la vida del embrague. Hay que evitar ciertos vicios que aceleran el deterioro del embrague.

Porque, si bien es una avería nada barata, no hacer el cambio a tiempo puede provocar un fallo más costoso que afecte al motor o a la caja de cambios, ya que el embrague se sitía entre ambos. El cambio del embrague, tras cientos de miles de kilómetros recorridos puede considerarse incluso parte del mantenimiento del coche, más que una avería.

Cómo detectar un embrague gastado

Para comprobar si el embrague del coche está gastado hay que prestar atención para descubrir anomalías en su funcionamiento:

Embrague patina

Si un embrague está muy gastado, es cuando comienza a patinar. Esto significa que no agarra lo suficiente y resbala sobre el volante motor. Ojo, nos referimos a cuando uno pisa el pedal del embrague a fondo. Si lo haces a medias (incluso solamente reposando el pie en el pedal) eres tú el que provoca ese patinamiento… además de estar acortando mucho la vida útil del embrague.

¿Pero cómo saber si a tu coche le patina el embrague? Los primeros síntomas suelen aparecer en las marchas largas (4ª o 5ª), donde la fuerza del motor se transmite de manera más directa. Al acelerar a fondo notarás como las revoluciones suben, pero al estar el embrague desgastado, patina y verás que las vueltas bajan hasta que acopla, apreciando un pequeño tirón. Este síntoma crece en función de cuán mayor sea el grado de desgaste, repercutiendo en la seguridad (no logras la potencia y velocidad adecuadas en aceleraciones).

Para corroborarlo (de esta comprobación conviene no abusar), hay quien echa el freno de mano, mete tercera o cuarta velocidad y después suelta el embrague poco a poco. Si no se cala, significa también que algo falla.

Presta también atención en caso de que tengas:

  • Coche no es muy viejo: si tienes alguno de estos síntomas, es posible que el disco tenga algo de aceite (en un embrague seco), procedente de alguna fuga, y entonces patine sin que tenga que estar desgastado. En tu taller de confianza te lo indicarán con más precisión.
  • Coches clásicos: Algunos precisaban de regulaciones constantes del recorrido del pedal para asegurarse de que el disco de embrague y el volante motor tuviesen un contacto adecuado. Si el embrague patina, quizás un ajuste del mismo solucionaría ese patinamiento.

Para evitar que patine si necesitamos circular para acercarte al taller mecánico, debes conducir de manera suave, evitando aceleraciones a fondo, con lo que procuras evitar males mayores.

Olor a quemado

Si el embrague patina demasiado sobre la superficie del volante motor acabará oliendo mal, un olor muy similar a los frenos sobrecalentados. Si además de percibir alguno de los fallos anteriores pero no huele a nada, descarta que patine por una fuga de aceite, ya que el el roce de los materiales con los que está fabricado el disco de embrague los que producen ese olor característico y el aceite lo anula.

En este caso, has de detener el motor. Si realmente el disco está gastado, estarás dañando otras piezas, como el volante bimasa. Si no está gastado, has de esperar a que se enfríe o te lo acabarás cargando del todo pues la superficie acaba carbonizándose por sobrecalentamiento excesivo (lo que se conoce como “quemar el embrague”).

Pedal de embrague duro

Tanto si el pedal está duro o se ha acortado el recorrido normal es muy posible que el disco de embrague tenga ya un desgaste que aconseje cambiarlo. Ojo, puede ser indicación de un fallo en el cable de embrague o del sistema hidráulico que lo acciona (diferentes en función del vehículo).

¿Se rompe el embrague del coche?

Todo puede romperse, pero se trata de un elemento de desgaste. Si llega al final de su vida útil, no funciona como es debido y no deberías seguir utilizando el vehículo. Corres el riesgo de dañar el volante motor e incluso romperlo.

Lo que sí es habitual (me ha ocurrido en dos ocasiones) es que se rompa el cable de embrague, que conecta el pedal con todo el sistema. Detectar este fallo es facilísimo, ya que el pedal se junde del todo. Sustituirlo es muy sencillo y económico. No recomiendo mover el coche hasta sustituirlo, pero es posible hacerlo, siempre que tengamos allgo de tacto y conozcamos bien cómo funciona el coche: al embragar queda unido el motor con la transmisión y al desembragar dejamos de trasladar el movimiento del motor a la caja de cambios, que cuenta en su interior con sincronizadores, que engranar las velocidades igualando el piñón a la velocidad de su eje.

Es posible entonces arrancar en segunda (el coche avanzará al principio a saltos, cuidado) y luego, aumentar las revoluciones y, levantar el pedal del acelerador para engranar la siguiente marcha. No será instantáneo, pues no “entra” hasta que se igualen las velocidades del secundario con el sincronizador. Eso sí, para reducir no resulta tan sencillo y es preferible que llames desde el primer momento a una grúa.

¿Cuánto cuesta cambiar el embrague?

Un embrague puede durar toda la vida del coche si no abusas de la conducción en ciudad y lo empleas correctamente, evitando malos hábitos como apoyar el pie en el pedal sin tener que utilizarlo, no pisarlo a fondo en los cambios de marchas o no usar el punto muerto en las detenciones para evitar presionarlo. Si es así, no es raro ver coches con 200.000 km con el mismo embrague que les montaron en fábrica.

¿Cambiarlo? No es una reparación barata, ya que en muchos de los modelos es preciso desacoplar la caja de cambios del motor, lo que implica muchas horas de mano de obra. Es por ese motivo que, una vez que hay que cambiarlo, conviene no escatimar. Aunque solemente haya una pieza afectada gravemente (normalmente el disco), conviene cambiar junto a él otras, como el plato de presión o el collarín de empuje.

Que tampoco te sorprenda que el mecánico sugiera cambiar también el volante de inercia. Este elemento, que regula el giro del cigüeñal, se encuentra en el extremo de este más próximo a la caja de cambios, unido al embrague y se encarga de transmitir el movimiento del motor a la caja de cambios y, desde ahí, a las ruedas. No es una pieza barata, pero como sufre desgaste conviene cambiarla… so pena de hacerlo más adelante suponga cientos de euros extra.

La entrada ¿Embrague gastado? Cómo detectarlo y claves para cambiarlo aparece primero en Noticias.coches.com.



Consejos – Noticias.coches.com
leer más →

Cómo lavar bien el coche

No lo dudes. Cuanto más tiempo pasen sobre la pintura de tu coche esos excrementos de pájaros, los restos de insectos, las resinas de árboles, el polvo del camino, las manchas de alquitrán, partículas de hollín, sales antihielo o cualquier otro tipo de suciedad agresiva, más efectos destructores tendrán en tu vehículo.

¿Cada cuánto lavarlo? Dependerá de cuánto uses el coche y dónde lo guardas. Habrá personas que necesiten lavarlo una vez al mes (o menos) y otras todas las semanas. Por regla general necesitarás  esto:

  • Champú: Para limpiar de forma efectiva y dejar un buen acabado. Evita detergentes y limpiadores no especificos para automoviles y comprueba sus características: poder de limpieza, capacidad para evacuar el agua, polímeros que realzan el brillo…
  • Esponja: Se aconsejan paños de lana de cordero natural (recogen más agua y son más suave) o guantes de microfibra (mucha durabilidad). Así evitas hacer micro-arañazos en la pintura, ya que muchas esponjas arrastran suciedad.
  • Secado: Usa toallas de microfibras. Es un material muy absorvente y evitas desperfectos pues están diseñados para no rayar. Olvida las bayetas y trapos de cocina.
  • Dos cubos de agua: Uno para el champu y otro para aclarar (también puedes cambiar el agua y usar solo uno, claro).

Hay que tener algunos cuidados en función del método que uses para lavarlo:

Túnel de  lavado

Antes de entrar al lavado automático toma las precauciones normales: cerrar las ventanillas y techo corredizo si tienes. Tranquilo, no necesitas quitar la antena de techo original. Lo que sí debes retirar son añadidos especiales del vehículo: portaequipajes de techo, una antena suplementaria… Si tienes alguna duda,  pregunta antes al encargado del túnel de lavado.

Lavado a presión

Lee ante las instrucciones de uso del aparato de limpieza de alta presión, sobre todo la distancia a la que debes proyectar el agua sobre tu coche.

La temperatura del agua no debe superar los  60°C y procura mantener una distancia relativamente grande respecto a las partes más blandas del coche, como tubos flexibles de goma, accesorios plásticos o de acrílico y los neumáticos, para no dañarlos.

Lavado a mano

Antes de nada, usa abundante agua para reblandecer la suciedad. Así luego tendrás que frotar mucho menos. Hay quien aconsejan empezar a limpìar por el techo. Pero también quienes aconsejan antes de nada limpiar las llantas para no salpicar luego zonas limpias.

Estamos de acuerdo con esta segunda opinión: son el elemento que necesita de las técnicas y productos de limpieza más agresivos, y no conviene que llegue a la carrocería. Dale duro a esa suciedad con un cepillo y luego tira ese agua. Sería como si te lavases el pelo con el agua que has usado para lavarte los pies.

A partir de ahí, limpia el coche de arriba a abajo. El agua del irá cayendo hacia abajo y la suciedad de las partes inferiores será más fácil de limpiar y de manera menos agresiva.

Si lavas el vehículo con una manguera, no dirijas el chorro de agua directamente a las cerraduras y las juntas de puertas y el portón.  Aunque creas que así se seca antes, procura no lavar el coche a pleno sol. Debes secarlo con un paño suave al tacto. Para los cristales, un viejo y eficaz truco: papel de periódico, más efectivos y baratos que los limpiadores específicos.

[NOTA: Artículo pubicado originalmente el 9/9/2011, actualizado con imágenes y más información]

La entrada Cómo lavar bien el coche aparece primero en Noticias.coches.com.



Consejos – Noticias.coches.com
leer más →
AVISO LEGAL · LSSI · POLÍTICA DE COOKIES · POLÍTICA DE PRIVACIDAD



Este sitio emplea cookies como ayuda para prestar servicios. Al utilizar este sitio, estás aceptando el uso de cookies. OK Más información