Neumáticos baratos · Venta de neumáticos nuevos y de ocasión en Zaragoza · Todos los servicios para tu automóvil · Tfno. 617 591 427

Pulir la carrocería del coche, claves para hacerlo de forma correcta

El tiempo no perdona y eso es aplicable tanto a las personas como a sus automóviles. Si ya ha pasado tiempo desde que adquiriste tu preciado vehículo nuevo es posible que su pintura no presente el mismo estado inmaculado, aunque no haya sufrido golpes y aunque el mantenimiento haya sido correcto. Simplemente la exposición a agentes externos como el sol, la lluvia o el viento puede haber causado cierto deterioro. Por eso podría ser buen momento para pulir la carrocería del coche.

Con este proceso se pueden conseguir resultados muy positivos en el exterior del vehículo. Un pulido ejecutado de forma correcta consigue eliminar una fina capa de barniz que es la encargada de proteger la pintura del coche. La clave es pulir lo justo para conseguir eliminar los desperfectos causados por el desgaste sin llegar a dejar la pintura sin protección. De esa forma se conseguir que la carrocería quede brillante y sin imperfecciones, casi como el primer día.

Para pulir la carrocería del coche lo primero que hay que hacer es una limpieza a fondo del exterior y un posterior secado. De esta forma se conseguirá quitar cualquier tipo de suciedad o polvo que arruinaría el pulido. También es muy importante utilizar un buen equipo que se adecúe a las necesidades requeridas. Hay máquinas de alta potencia que es más recomendable que sean utilizadas por profesionales, pero también hay pulidoras de plato redondo menos potentes y más utilizables para la gente sin experiencia.

Una vez se ha elegido la máquina también es necesario seleccionar un pulimento o polish, el producto que vamos a aplicar sobre la carrocería del coche. Hay distintos tipos en función de lo que se busque. Llegados a este punto, hay que decir que hay también varios tipos de esponja para la pulidora. Para comenzar el proceso hay que escoger el polish más grueso y la esponja de corte. Se comenzará con aplicando el producto sobre el coche y apoyando la esponja de modo que cuando comience el pulido no se haga contacto con la esponja seca.

Ya es momento de encender la pulidora y comenzar a extender el pulimento a una velocidad media y sin hacer demasiada presión. Es recomendable empezar con una superficie no demasiado grande e ir trabajando de forma paralela a la carrocería con movimientos que vayan abarcando toda la zona. Cuando se haya terminado es recomendable dejar secar unos segundos y retirar el producto restante con un trapo de microfibras.

Con la primera pasada ya se apreciará una mejora considerable, pero solo con el corte podría quedar un acabado mate. Por eso es recomendable repetir el proceso con un pulimento de grado medio y una esponja de pulido normal. Los pasos se siguen de la misma forma y con esta pasada ya se consigue sacar un brillo más notable. Tras dejar secar toca rematar la jugada con el polish y la esponja de acabado, el último paso para pulir la carrocería del coche y dejarla casi como nueva.

La entrada Pulir la carrocería del coche, claves para hacerlo de forma correcta aparece primero en Noticias.coches.com.



Consejos – Noticias.coches.com
leer más →

¿Por qué un coche consume aceite?

Como ya te hemos contado en otras ocasiones, el aceite del motor es esencial para la vida del motor. Se encarga de lubricar piezas como el cigüeñal, bielas, válvulas, árboles de levas, anillos y cilindros, que se encuentran en constante movimiento, rozándose una con otras. Una fina capa de aceite separa a estas partes, protegiendo al motor de desgastes severos y acelerados.

¿Pero eso implica que exista un consumo de aceite? Se trata de un artículo que suele generar bastante discusión, de ahí que, para explicar las causas comunes que provocan la pérdida de aceite en un coche contamos con la ayuda de los expertos de Total España.

Se puede entender como normal un consumo de un litro de aceite por cada 1.000 kilómetros, sin embargo no hay nada establecido, ya que el consumo depende del tipo de motor, del tipo de aceite utilizado y del estilo de conducción. Por ejemplo, si realizamos una conducción conservadora, apenas notaremos variaciones en el nivel de aceite al medirlo con la varilla. Es sencillo detectar cuándo un coche consume aceite, porque el humo que sale por el escape saldrá de color azulado.

Más allá de que haya fugas, externas (fácilmente identificables) e internas, éstas últimas más complicadas de identificar y solucionar… ¿de dónde procede ese gasto de aceite? Pues, en general, de tres puntos, que podemos identificar rápidamente:

Consumo de aceite por lubricación del pistón

motor coche aceite

El aceite lubrica el espacio entre los pistones y las paredes de los cilindros. Parte de este aceite ingresa en la cámara de combustión, donde se quema. Cuando el motor gira a altas velocidades, la cantidad de aceite lubricante aumenta, de tal forma que la cantidad de aceite consumido se incrementa. Este proceso se divide en tres fases:

  • Admisión, el pistón deja una capa de aceite que impregna el cilindro.
  • Compresión, el aceite es conducido hacia la cámara de combustión a través de los segmentos de fuego.
  • Descenso, las paredes se impregnan de aceite que se quema junto con el combustible por el escape.

Si un motor no quema aceite significa que no existe la capa de aceite necesaria entre el pistón y el cilindro, lo cual indicaría que no existe la lubricación. En función de las holguras que haya entre las piezas, entrará más o menos lubricante a la cámara de combustión. Los motores nuevos consumen menos aceite al haber menor holgura entre piezas.

Un motor termina su vida útil cuando hay exceso de holgura entre cilindros y segmentos, porque sube demasiado aceite a la cámara de combustión que se quema saliendo por el escape. Los síntomas para identificar este problema son el humo azul que sale por el escape y las prestaciones del motor, que van disminuyendo por la pérdida de compresión.

Consumo de aceite por la lubricación de las válvulas

Una válvula es una especie de clavo largo con cabeza grande. Por ellas entra la mezcla de aire y combustible y salen los gases residuales de la combustión que provoca el movimiento.

El aceite lubrica el espacio entre las válvulas y las guías de válvulas. Al igual que ocurre con la lubricación del pistón, parte de este aceite ingresa en la cámara de combustión, donde se quema.

La válvula de admisión es la que permite el ingreso de la mezcla para su combustión. Los vástagos de las válvulas evitan que el aceite llegue allí, pero siempre queda una mínima capa de aceite que se quema en la cámara de combustión.

El consumo de aceite también puede ser ocasionado por los sellos de válvula, que no permiten que el aceite baje hasta la cámara de combustión. Cuando el pistón comienza a bajar, absorbe la mezcla que pasa a través del hueco que deja la válvula al abrir. Por eso hay un mayor consumo de aceite cuando el vacío es mayor en este orificio, como cuando el motor gira a ralentí o al desacelerar.

A través de la válvula de escape también se consume aceite, en este caso se evapora debido a las altas temperaturas que provocan los propios gases

Consumo de aceite por los gases que escapan del cilindro

El aceite se mezcla con los gases que escapan del cilindro, que son captados por el sistema de ventilación positiva del cárter y son enviados a la cámara de combustión, donde se queman.

La cantidad de gases del cilindro se incrementa cuando el motor funciona en regímenes altos, y a mayor cantidad de gases, mayor consumo de aceite.

Fuente: Totalblog

La entrada ¿Por qué un coche consume aceite? aparece primero en Noticias.coches.com.



Consejos – Noticias.coches.com
leer más →

Levas en el volante, otra forma de entender el cambio automático y su conducción

Aunque todavía hay predominio en ventas de coches con cambio manual, lo cierto es que las transmisiones automáticas cada vez levantan más interés en nuestro país. En otros como Estados Unidos son la norma y tienen como ventaja principal su comodidad. Ya hemos hablado también del mantenimiento que requieren y hemos dado algunos consejos para cuidarlo correctamente. Ahora vamos a tratar otro elemento que suele acompañar al cambio automática: las levas en el volante.

Que sean incorporadas o no en un coche va un poco al gusto del fabricante, pues en la actualidad la mayoría de cajas de cambio aceptan un modo secuencial. Ya sea de doble embrague, de convertidor de par o incluso de convertidor de par; es posible que desde la palanca de cambios se pueda hacer la subida y la bajada de marcha dando un toque en una dirección o en otra. Y eso se puede trasladar directamente al volante para ofrecer una mayor comodidad al usuario.

levas volante

Las levas de cambio son unos pequeños pulsadores o tiradores situados en el volante o detrás suyo que permiten aumentar o reducir de velocidad con un sencillo movimiento de la mano. Por norma general, la leva del lado izquierdo hará que bajemos una marcha y la leva de la derecha servirá para aumentar una marcha. Aunque las llamemos “levas en el volante”, no siempre van unidas a este elemento. De hecho, hay cierto debate sobre la ubicación de las levas.

Hay algunos fabricantes que las colocan unidas a los radios del volante, de forma que giran solidariamente con él. Suelen ser de un tamaño bastante reducido y su accionamiento es bastante cómodo. Sin embargo, hay gente que se queja de perder su referencia a la hora de hacer un giro rápido y pronunciado. La otra opción es ubicar las levas en una posición fija que parte de la columna de dirección, de forma que siempre sabremos dónde están, pero obligando a soltar el volante en algunas situaciones.

levas volante

Hay que tener claro que independientemente del lugar donde se sitúen o del material del que estén hechas (pueden ser de plástico, metálicas, de fibra de carbono…) su función seguirá siendo la misma. Permiten al usuario poder cambiar a su antojo, con un funcionamiento que no tiene misterios. Basta con poner el cambio automático en posición “D” como sería habitual y comenzar a jugar con las levas en el volante (en la mayoría se activa el modo manual-secuencial con tocar una de ellas, aunque también se podrá hacerlo seleccionándolo antes con la palanca del cambio).

El factor más importante que se pierde parcialmente en un cambio automático es la implicación del conductor. Ese vínculo que se genera con un cambio manual y las sensaciones que produce engranar la marcha es algo irrepetible. Pero gracias a las levas en el volante se consigue aumentar esa conexión entre humano y máquina, permitiendo adaptar la conducción al gusto del usuario. En conducción deportiva también ayudará a mejorar el rendimiento.

Siempre imperará la lógica del cambio automático y eso significa que si estamos mucho tiempo sin utilizar las levas, el coche interpretará que debe volver a tomar las riendas. También evitará situaciones que puedan ser contraproducentes para el vehículo. Por ejemplo, si nos acercamos peligrosamente al corte de inyección conduciendo con las levas y no hay intención de subir marcha, el cambio lo hará por sí solo. Lo mismo si rodamos en una marcha larga a muy bajas revoluciones, cuando el coche podrá llegar a reducir automáticamente.

La entrada Levas en el volante, otra forma de entender el cambio automático y su conducción aparece primero en Noticias.coches.com.



Consejos – Noticias.coches.com
leer más →

Te contamos qué pasa si no pagas una multa de tráfico

Casi todo conductor en alguna ocasión ha sido sancionado con una multa de tráfico. Dependiendo del usuario, puede haber sido por algunas de las causas más comunes: un aparcamiento indebido, exceso de velocidad o incluso por utilizar el móvil en un semáforo. Ya hemos hablado de cómo hacer para abonar su importe en plazo pero, ¿qué pasaría si no pagas la multa? Vamos a abordar este tema para comprobar las consecuencias que tendría.

En primer lugar tenemos que destacar el hecho de que la mayoría de multas tienen descuento por pronto pago. De esta forma, se pagará una cantidad reducida en un 50 % si es abonada en los 20 días naturales siguientes a su notificación (bien haya sido en mano o bien por correo postal). Durante este periodo de tiempo también se podrá recurrir la multa, presentando las alegaciones y las pruebas que se consideren necesarias hasta los 30 días desde que fue recibida.

Coche con multas

Si se pasa dicho plazo por descuido o se sigue con la intención de no pagar dicha multa de tráfico, comienzo un nuevo periodo conocido como vía ejecutiva. Si no se ha recurrido ni se ha efectuado el pronto pago en el periodo voluntario, la sanción se vuelve firme y la multa llegará con un recargo del 5 % (y sin la posibilidad del descuento del 50 %). Este paso se llevará a cabo automáticamente y sin la necesidad de avisar al usuario.

Una vez se ha pasado este plazo, la Agencia Tributaria es la que pasa a encargarse del tema. Ello son los que notifican lo que se conoce como providencia de apremio, un documento en el que se indica que se aplica la multa con un recargo del 10 % y un nuevo plazo del pago. Si se sigue con la intención de no abonarla y pasa ese lapso de tiempo, habrá una nueva notificación, esta vez con un recargo del 20 % y también de un nuevo plazo para el pago.

Agotada la providencia de apremio la cosa se pone aún más seria y se informará al usuario de la diligencia de embargo a través de una notificación. Normalmente, la Agencia Tributaria comienza a embargar los bienes con mayor facilidad de liquidación, por ejemplo el dinero que se tenga en las cuentas bancarias declaradas. Si no hubiera nada, se pasaría a derechos y valores a corto plazo, después al sueldos o pensiones, posteriormente a bienes inmuebles y por último a intereses o rentas.

Tras este repaso rápido acerca de la vida de la multa queda claro que si existe la posibilidad es mejor pagar en el plazo voluntario. Por poner un ejemplo fácil, una multa de 100 euros con pronto pago se quedaría en 50 euros. En caso de llegar hasta el punto del embargo y sumando los recargos correspondientes, su cuantía podría haber llegado a duplicarse prácticamente.

Otra posibilidad (bastante remota) es que la multa llegue a prescribir. Ya hablamos largo y tendido de este tema y para que prescriba una sanción hay que esperar un plazo de cuatro años, en el caso de que sea económica. Decimos que es algo remoto porque si se han agotado los plazos de pago las autoridades habrán intentado embargarnos antes de que se cumpla ese prescripción.

La entrada Te contamos qué pasa si no pagas una multa de tráfico aparece primero en Noticias.coches.com.



Consejos – Noticias.coches.com
leer más →
AVISO LEGAL · LSSI · POLÍTICA DE COOKIES · POLÍTICA DE PRIVACIDAD



Este sitio emplea cookies como ayuda para prestar servicios. Al utilizar este sitio, estás aceptando el uso de cookies. OK Más información