Neumáticos baratos · Venta de neumáticos nuevos y de ocasión en Zaragoza · Todos los servicios para tu automóvil · Tfno. 617 591 427

Cambio DSG, historia y funcionamiento del automático de referencia

Si hablamos de cambios automáticos, hay unos cuantos nombres que te vendrán a la cabeza. Cada fabricante de coches suele utilizar su propia denominación para estas transmisiones (véase el Powershift de Ford) y hay algunas que ya tienen una popularidad encomiable. Probablemente el más reconocible de todos es el cambio DSG del Grupo Volkswagen, que ha sido montada en más de 26 millones de vehículos desde su lanzamiento.

En la actualidad, la tendencia de los cambios automáticos es ascendente en muchos mercados. Cada vez más usuarios se animan con este tipo de transmisiones por sus ventajas (aunque también tienen algunos inconvenientes). A día de hoy, el cambio DSG va montado en aproximadamente el 40 % de los Volkswagen Golf, en el 30 % de los Volkswagen Polo y hasta el 70 % en los Volkswagen Passat. Por este y otros motivos, se merece un repaso a fondo para conocer su historia, su funcionamiento y mucho más.

Historia del cambio DSG

Las siglas DSG vienen de Direct Shift Gearbox y fueron acuñadas por primera vez en el año 2003. Se trata de una caja de cambios automática de doble embrague que supuso una revolución para la marca y que mejoraba en casi todos los aspectos a la anterior transmisión de convertidor de par (que era más lenta, imprecisa y cara). El primer modelo en llevarla fue el Volkswagen Golf R32 (MK4), demostrando que el nuevo cambio podía ser montado en un deportivo.

Al poco tiempo saltó al Audi TT 3.2 quattro (bajo la denominación S tronic, eso sí) y a partir de ahí la expansión fue notable y pasó a muchos modelos de Volkswagen y de otras marcas del Grupo VAG. Podemos hablar de que el DSG fue el cambio que consiguió democratizar los automáticos por su bajo coste y buen funcionamiento (del que hablaremos a continuación). Los cambios de doble embrague ya habían sido probados por otras marcas y en competición, pero el DSG inició su verdadera expansión.

Funcionamiento del cambio DSG

Las cajas de cambio automáticas de doble embrague tienen una configuración muy particular y reconocible. Al uso, se trata de dos cajas de cambio manuales que van unidas y que funcionan en paralelo. Cada una de ellas tiene su propio embrague y tres o cuatro velocidades, porque Volkswagen ha tenido DSG de seis y de siete marchas. Como se puede ver en el esquema anterior, una caja tendrá las marchas 1ª, 3ª, 5ª y 7ª (si procede) y la otra tendrá las marchas 2ª, 4ª y 6ª.

Como decíamos, su funcionamiento consigue coordinar estas dos cajas para lograr una transición entre marchas muy rápidas. Por ejemplo, cuando se engrana la primera marcha y se empieza a rodar, el segundo embrague está desacoplado aunque ya tiene seleccionada la segunda marcha. Así que cuando sea necesario se hará ese cambio en apenas 40 milisegundos. Esa acción se hará repetidamente, siempre teniendo preseleccionada alguna marcha para que no se note ese salto entre marchas.

Los cambios son realizados a través de la unidad de control mecatrónica, que es el cerebro del sistema y la encargada de saber cuándo es necesario el cambio gracias a una serie de sensores. Además de cambiar de forma automática, la transmisión DSG también tiene una opción secuencial que permite al usuario cambiar cuando quiera. Las levas en el volante serán una alternativa interesante para lograr una mayor implicación en la conducción.

Mantenimiento y averías del cambio DSG

En el caso del cambio DSG es necesario un mantenimiento básico para un correcto funcionamiento y alargar su vida útil. Se habla de un cambio de aceite y filtro cada aproximadamente 60.000 kilómetros. Ese aceite es el que baña tanto a los embragues como a la unidad de control mecatrónica, por lo que si no está en un estado óptimo pueden llegar las averías. Con llevar ese mantenimiento al día, la fiabilidad de los cambios de doble embrague suele ser bastante buena.

Popularidad y evolución del cambio DSG

Como decíamos, en los últimos años hemos podido ver cambios DSG 6 y DSG 7. El primero es el original y admitía cifras de par bastante altas en su época (hasta 350 Nm de par). Después llegó una variante de siete marchas con embragues secos cuya principal desventaja era que solo podía llegar hasta los 250 Nm de par. En la actualidad ya tenemos un DSG 7 con embragues bañados en aceite que es el que aparece en la mayoría de modelos nuevos y que ya acepta cifras de par por encima de las anteriores.

Con el tiempo, la transmisión DSG ha ido evolucionando para mejorar en casi todo. Ahora es un cambio más rápido y eficiente, ya no hay tanta diferencia en consumos respecto a una caja manual y las prestaciones del vehículo mejoran considerablemente. Hace tiempo se comenzó a hablar de un cambio generacional, que se materializaría en un DSG de 10 velocidades, aunque finalmente se descartó esta opción temporalmente. Parece que el actual DSG todavía tiene recorrido y que estará presente algunos años más.

Galería de fotos:

La entrada Cambio DSG, historia y funcionamiento del automático de referencia aparece primero en Noticias.coches.com.



Consejos – Noticias.coches.com
leer más →

Cambio automático Powershift de Ford: todas las claves

Ya hemos hablado en algunas ocasiones de que el cambio automático está cada vez más extendido en nuestros mercados. Tiene unas características diferentes al manual y por eso se ganará tanto seguidores como detractores. Dentro de las cajas automáticas las de doble embrague son de las más populares por su rapidez y eficacia. Y en este grupo una de las más populares es la Powershift de Ford, que vamos a analizar a fondo en este artículo.

Lo primero que hay que decir es que no se trata de una transmisión de nueva factura. Fue desarrollada con la ayuda de Getrag allá en 2008, por lo que tiene más de una década de vida a sus espaldas. Se trataba de una especie de respuesta a la caja DSG, que llevaba ya cinco años en el mercado (apareció en 2003 con el Golf R32) y que iba ganando popularidad. La Powershift llegaba con una gran expectación para abordar el segmento generalista.

Características

Técnicamente, la transmisión Powershift de Ford es una caja de doble embrague y seis velocidades. Su construcción consiste en la unión de dos transmisiones manuales independientes que funcionarán en paralelo. Cada una de ellas tiene su embrague independiente y tres marchas. De esa forma, uno de ellos gestionará las marchas 1,3 y 5; mientras que el otro hace lo propio con las marchas 2,4 y 6. De este proceso deriva su rapidez de funcionamiento.

Cuando se lleva engranada la primera marcha, el segundo embrague está desacoplado pero con la segunda marcha ya seleccionada. Así, en el momento del cambio se hace una transición rápida, sin que apenas haya salto entre ambas. Con el segundo embrague acoplado, el primero entraría en espera pero ya con la tercera marcha preseleccionada y preparada para el siguiente cambio. Con este proceso mejora la eficiencia, cuando fue lanzada prometía un consumo un 9 % inferior a la transmisión utilizada previamente (convertidor de par y cuatro marchas).

Las ventajas de esta Powershift (y de los automáticos de doble embrague en general) es esa celeridad entre marchas sin renunciar a la suavidad. Ese aspecto siempre había sido dominado por las transmisiones de convertidor de par, pero en éstas se hacía más patente la transición entre marchas. Por lo tanto esa interrupción de par casi inexistente y su simplicidad la hicieron ganar popularidad en muchos países rápidamente.

En sus inicios llegó a Europa con una configuración de embrague húmedo. Esta variante con accionamiento hidráulico se utilizaba generalmente en modelos diésel o de tamaño considerable. Poco después llegaría a Estados Unidos la configuración de embrague seco, utilizada en los modelos más compactos y con la ventaja de un mantenimiento más simple (aunque con un funcionamiento menos suave).

Modelos que la llevan

Su comercialización en Europa comenzó con un modelo de gran importancia: el Ford Focus 2008. Poco a poco se fue extendiendo por toda la gama, llegando ese mismo año a modelos como el Ford C-Max, el Ford Mondeo. En 2010 también lo recibían otros como el Ford Fiesta, el Ford S-Max, el Ford Galaxy o el Ford Kuga. En 2012 saltaba a los Ford Ecosport, Ford B-Max y Ford Tourneo Connect; mientras que en 2016 fue montaba por el Ford Edge.

Curiosamente, la transmisión Powershift de Ford también ha sido montada en vehículos de otra marca. Llegó a Volvo (que por aquel entonces pertenecía a la marca del óvalo) de forma casi paralela, extendiéndose también por casi toda su gama. En 2008 era montada en los Volvo C30, Volvo S40 y Volvo V50. En 2009 pasaba a los Volvo C70, Volvo V70 y Volvo S80. En 2010 se montaba en los Volvo S60 y Volvo V60 y más recientemente, en 2012, pasaba al Volvo V40.

Como curiosidad, el Ford GT también monta una variación del cambio Powershift. Se trata de la caja 7DCL750 de Getrag, una doble embrague de siete velocidades mucho más avanzada y preparada para el superdeportivo.

Controversia

En los últimos años ha habido bastante controversia alrededor de la transmisión Powershift de Ford. Ha sido principalmente en Estados Unidos, Canadá y Australia; donde se registraron averías y ejemplares defectuosos en los modelos pequeños (embrague seco allí). Tras algunas llamadas a revisión se consiguió subsanar esos fallos y en muchos de estos países se extendió la garantía de la transmisión para satisfacer a los clientes.

En Europa no hemos tenido problemas con el Powershift de Ford, al menos no ese tipo de averías congénitas (las cajas automáticas siempre pueden tener algunos problemas). De hecho, esta transmisión de doble embrague ha ido recibiendo actualizaciones para mejorar su comportamiento. Se incrementó su eficiencia al combinarla con la nueva generación de motores EcoBoost y estrenó nuevas funciones .

Futuro

Aunque la caja de cambios Powershift de Ford haya sido muy importante y forme parte del presente, parece que no tendrá tanto calado en el futuro de la compañía. La nueva generación de Ford Focus presentada el pasado año ya no monta el clásico doble embrague de seis marchas, sino una nueva transmisión automática con ocho velocidades (derivada de la de GM de nueve y solo válida para modelos de tracción delantera).

Este cambio automático se montará también en otros lanzamientos recientes que llegarán al mercado este año como el Ford Edge, el Ford Galaxy o el Ford Mondeo. Por otro lado, la marca del óvalo está utilizando una transmisión automática de diez velocidades en otros modelos de su gama. Es para los modelos con tracción trasera, por lo que ha sido montada en los nuevos Ford Mustang y Ford Ranger.

La entrada Cambio automático Powershift de Ford: todas las claves aparece primero en Noticias.coches.com.



Consejos – Noticias.coches.com
leer más →

Guía rápida para comprar un coche de segunda mano

El mercado en España hace tiempo que tiende al europeo y en estos momentos se venden dos coches usados por cada uno nuevo. La crisis ha provocado que los compradores se vuelquen en el mercado de los coches de segunda mano. Pero comprar de ocasión siempre tiene sus riesgos y tenemos que tomar una serie de precauciones y consejos para que la operación no sea un desastre. Lo primero que tienes que hacer es no precipitarte e intentar informarte, comparar y elegir bien lo que quieres.

Comprar un coche de segunda mano tiene sus ventajas y desventajas, y entre estas últimas destaca el desconocimiento general del trato que ha recibido el vehículo por parte de sus anteriores propietarios. Como además los coches demandados son cada vez más viejos, descubrirlo resulta más difícil si cabe, ya que es más sencillo para el vendedor camuflar posibles fallos. Sin embargo, prestando un poco de atención a algunos detalles, para comprobar que todos los componentes están en correctas condiciones, puede hacerse una buena compra.

En esta ocasión hemos recopilado una serie de consejos si estás pensando en comprarte un coche de segunda mano para ayudarte a descubrir esos posibles fallitos.

1. Qué necesitas

¿Haces muchos kilómetros por carretera? ¿Necesitas llevar a tus hijos y transportar muchas cosas? ¿Tienes que atravesar el campo? ¿Te preocupa el consumo? Lo primero que tienes que pensar es que tipo de vehículo necesitas. Prefieres un compacto, un utilitario, una berlina…

Una vez escogido esto, ya puedes centrarte en las marcas o modelos. ¿Te gustan los coches potentes? ¿Valoras los elementos de seguridad? ¿Buscas un coche grande y confortable? Estas son algunas de las cosas que debes preguntarte antes de decantarte por uno u otro modelo.

2. Leer es saber

Haz una investigación. Empieza a leer acerca de los coches que más se ajustan a sus criterios. En nuestra página de noticias puedes encontrar información sobre precios, modelos, fotos, consejos e informes sobre multitud de modelos. Cuanta más información obtengas, más difícil será que te intenten estafar.

3. Elegir entre un particular o una empresa especializada

Los talleres o redes de distribución de las marcas siempre ofrecen mayores garantías de compra ante un vehículo con problemas o con algún vicio oculto. Reclamar a un particular, siempre que haya un contrato de por medio, es más difícil, caro y complicado.

3. Inspección exterior del coche

observar visualmente tu coche

  • Delante: Vigila los faros. Si uno parece más nuevo que el otro, puede indicar que ha sido sustituido… posiblemente a consecuencia de un golpe. Otro punto de inspección importante es la junta entre el parabrisas y el techo, para comprobar que está totalmente recto y que no hay ondulaciones.
  • Lateral: Presta mucha atención a las puertas. Si no cierran perfectamente es muy posible que hayan sido reparadas y el coche haya tenido un golpe en esa zona. Un punto clave es la zona de las bisagras. Comprueba que no haya soldaduras recientes o que la pintura cambia de tono (ha podido sufrir un accidente). Si está desgastada en general, es posible que haya pasado mucho tiempo a la intemperie, así que será fácil encontrarse con óxido y gomas de plástico en mal estado.
  • Detrás: El maletero es una zona donde se pueden detectar problemas graves, ya que al no estar a la vista, las posibles reparaciones son más costosas. Hay que fijarse en que no haya soldaduras extrañas en la zona de la rueda de repuesto. Conviene levantar la moqueta y las gomas de esa zona para saber si el coche ha sido repintado, ya que indicaría un paso por el chapista.
  • Elementos no homologados: si el coche lleva un alerón, bajos, luces o ruedas que no figuran en la ficha técnica, acude con el a una estación técnica para comprobar si la supera.
  • Bola de remolque: comprueba si la lleva; si es así probablemente el motor, los frenos o las suspensiones hayan soportado un sobreesfuerzo que puede acortar su vida útil.

4. Inspección interior

Descarta la compra si se enciende algún testigo o no funcionan todos los mandos: aire acondicionado, luces, intermitentes, calefacción, etc. Si hay plásticos sueltos o notas un olor extraño, más allá del típico a tabaco, no es buena señal. Y si huele a gasolina, menos aún.

5. Inspección mecánica del coche

Los fallos mecánicos son más difíciles de detectar a simple vista. Por suerte, ahora hay seguros que cubren fallos mecánicos en coches de segunda mano (y que sirven de garantía en compra/venta de particulares).

6. Cuidado con los km que marca

Hoy en día es complicado que se falsifiquen los kilómetros de un coche, ya que desde hace unos años, al pasar la ITV se apunta el número de kilómetros que tiene el coche en el momento de la inspección. También hay coches verificados por empresas independientes (que evalúan km y estado mecánico), con los que no tendremos ese problema.

De todos modos, las agujas del motor dan pistas. Si cuando el coche está parado no marca 0 revoluciones por minuto o 0 km/h, es posible que las agujas hayan sido sacadas de su posición original (ocurre también con otros indicadores, como la aguja de la temperatura, la presión del aceite o el indicador del nivel de combustible).

Otros elementos como un volante o un asiento del conductor muy gastados (y los mandos que más se usan, como los de ventanillas, radio y aire acondicionado) pueden hacernos sospechar en un coche con pocos kilómetros. Aquí entra en juego la calidad de los materiales empleados, diferentes en cada marca y modelo, pero ante la duda siempre puedes comprobar en qué estado se conservan los del mismo modelo de una antigüedad similar.

7. ¿Están los papeles en regla?

papeles-coche

En este punto, una gestión interesante es pedir un informe extendido del vehículo a la DGT. Por muy poca cantidad de dinero (8 euros) puedes comprobar si el coche tiene algún embargo (el nuevo dueño sería el responsable de levantarlo), si ha sido importado y el número de dueños anteriores (que puede que no coincida con los datos que revela el vendedor).

Los trámites y documentación para transferir un coche son realmente sencillos. Tan sólo es necesario un contrato de compra/venta, el permiso de circulación, la tarjeta de la ITV y el recibo del último impuesto de matriculación, además de los DNI de comprador y vendedor. Puede realizarse a través de una gestoría o uno mismo en la dirección provincial de la DGT tras pagar una tasa en Hacienda.

Aquí es realmente importante comprobar que tanto matrícula como el número de bastidor coinciden con los que figuran en la documentación. De no ser así, lo más probable es que se trate de un coche robado.

8. Cuidado con las compras en el extranjero

Es habitual encontrar anuncios falsos que se encuentran en el extranjero a un precio muy bajo. Los timadores, que están detrás de estos anuncios, querrán que transfieras una cantidad de dinero en concepto de reserva. Si el coche está en el extranjero, no te intereses por el.

9. Haz preguntas al vendedor

No dudes en preguntar al vendedor sobre todo lo que se refiera al vehículo en cuestión. Cuantos dueños ha tenido, cómo lo han usado, su historial mecánico, si ha tenido accidentes, cuanto consume, motivos de la venta, etc. Cualquier información que obtengamos nos puede servir para tomar una decisión en un sentido u otro o para intentar negociar el precio.

10. Prueba el coche antes de comprarlo

Aunque la revisión del coche es muy importante, al final, solo conduciéndolo es cuando nos vamos a dar cuenta cómo funciona y cómo está realmente ese vehículo. Circula por un recorrido que incluya ciudad y carretera (al igual que cuando pruebas un coche nuevo), para que puedas verificar el estado del motor, de las marchas, los frenos, los amortiguadores, etc. Busca sonidos extraños y no dejes que el vendedor ponga la radio o abra las ventanillas durante la prueba. No olvides meter la marcha atrás, para tratar de probar el vehículo en el mayor número de situaciones posibles.

 

La entrada Guía rápida para comprar un coche de segunda mano aparece primero en Noticias.coches.com.



Consejos – Noticias.coches.com
leer más →

Cómo elegir entre motor diésel o gasolina

Una vez que sabes la marca y el modelo de coche que te gusta, surge la eterna duda, ¿elijo motor diésel o gasolina? Dependerá del uso que vayas a hacer del coche, de los kilómetros que hagas al año y de algunos otros factores que te vamos a explicar a continuación.

Para empezar, los motores de gasolina tienen una mecánica más sencilla que los diésel. Vibran y suenan menos, son más fiables y su precio, respecto a un diésel de similar potencia, es unos 1.500 euros más barato. Esto tiene una contrapartida que seguro que conocerás, su consumo es superior.

Un motor diésel, frente a un gasolina de potencia parecida, consume entre un 15 y un 20% menos gracias a su sistema de inyección mucho más preciso. Trabajan a muchísima presión: hasta 2.000 bares frente a los seis bares de un gasolina tradicional… pero esto los convierte en coches menos fiables. Hoy en día todos los diésel tienen turbo, así que sus prestaciones son equiparables a las de los gasolina, aunque ofrecen una respuesta más contundente por debajo de 3.000 rpm.

Otro factor que debes tener en cuenta es que, cuanto más grande y pesado sea el modelo de coche que compres, más te interesará que sea diésel. A igualdad de potencia, su ventaja en consumo respecto al gasolina crece exponencialmente. Así, los monovolúmenes, todoterrenos grandes y berlinas de lujo interesan más con motor diésel que un coche urbano, en los que el gasóleo no aporta tanta ventaja.

Al hilo de esto, debes saber que  los trayectos cortos penalizan a los motores diésel. Son motores más robustos, consumen menos, tienen un mejor rendimiento térmico (pierden menos calor) y tardan más en calentarse. Esto afecta tanto al desgaste del motor como al confort y seguridad de los ocupantes en zonas de clima frío, porque la calefacción tardará más kilómetros y tiempo en actuar que en un motor de gasolina. Incluso en algún modelo la calefacción necesita un refuerzo eléctrico. Si vas a usar el coche mucho en invierno o tus trayectos suelen ser breves, deberías elegir motor de gasolina.

No hay un kilometraje fijo a partir del cual se pueda decir que un diésel es rentable. Se suele decir que si realizas más de 20.000 km/año: te interesa un diésel, porque su bajo consumo te permitirá amortizar en unos tres o cuatro años los 1.500 euros que, de media, cuesta de más frente a uno de gasolina.

La revista Autofácil afirma también que si recorres unos 15.000 km/año es mejor elegir el gasolina cuando la diferencia de precio entre el motor diésel y el gasolina es de 1.200 euros o más y si haces 10.000 km o menos: elige el de gasolina… a no ser que el diésel equivalente te salga apenas 500 euros más caro (para modelos de unos 15.000 euros).

Como decíamos, no hay un kilometraje fijo a partir del cual se pueda decir que un diésel es rentable, pero sí una fórmula muy sencilla para calcular la rentabilidad del diésel en función de la diferencia en el precio de adquisición y en el consumo. Es tan sencillo como aplicar la siguiente fórmula:

formula_rentabilidad_diesel

Parece complicado, pero no lo es tanto:
• PCD = Precio del coche diésel.
• PCG = Precio del coche gasolina.
• CmG = Consumo medio del coche de gasolina.
• CmD = Consumo medio del coche diésel.
• PG = Precio del litro de gasolina.
• PD = Precio del litro de diésel.

El resultado de la fórmula es el kilometraje a partir del cual empezaríamos a ahorrar con el diésel. Hasta ese momento, el menor consumo del diésel no compensaría el precio superior a la hora de la compra.

Te lo vamos a poner todavía más fácil. Si no quieres aplicar la fórmula tú mismo, existen muchas páginas en internet que ofrecen sus propias calculadoras gasolina-diésel, aunque no todas son igual de fiables. Una de las más completas y sencillas de utilizar es la que ofrece arpem.com

Otras variables que deberías tener en cuenta son:

  • La diferente depreciación: todavía se cotizan más de segunda mano los diésel que los gasolina
  • Las posibles diferencias en mantenimiento: Son cada vez menos, sobre todo si comparamos un diésel con uno de los nuevos motores de gasolina que también tienen turbocompresor y sistema de inyección directa. Sin embargo, frente a un gasolina atmosférico, los diésel todavía son más caros de mantener… Y gastan más rueda.
  • La diferencia en el precio del seguro, que existe. Usa nuestro comparador de seguros para ver cuánto en función del modelo que buscas.

¿Qué depara el futuro?

Hace poco hablamos de lo que le depara el futuro al motor diésel y las previsiones no eran demasiado optimistas. Después de algunos escándalos como el Dieselgate y de que las autoridades se hayan fijado el objetivo de reducir las emisiones NOx, parece que el diésel tiene fecha de caducidad. Todavía no es pronto para decir cuanto, pero los resultados en ventas no se han hecho esperar y la gasolina ya superó al diésel por primera vez en la última década.

También hemos visto cómo algunas marcas dejaban de apostar por este combustible o lo relegaban a algunos modelos. Fiat o Porsche han sido algunos de los últimos en pronunciarse y podrían abandonarlo a medio plazo. Por otro lado están las restricciones en las grandes ciudades, que afectan tanto a gasolina como a diésel, pero que suelen ser más estrictas con el segundo grupo. En un futuro se podría prohibir la entrada a todo combustible fósil, pero es algo que se comenzará a aplicar más a largo plazo.

La entrada Cómo elegir entre motor diésel o gasolina aparece primero en Noticias.coches.com.



Consejos – Noticias.coches.com
leer más →
AVISO LEGAL · LSSI · POLÍTICA DE COOKIES · POLÍTICA DE PRIVACIDAD



Este sitio emplea cookies como ayuda para prestar servicios. Al utilizar este sitio, estás aceptando el uso de cookies. OK Más información