Neumáticos baratos · Venta de neumáticos nuevos y de ocasión en Zaragoza · Todos los servicios para tu automóvil · Tfno. 617 591 427

Qué multas puedes sufrir por no llevar los papeles en el coche

Es importante que dentro del coche viajen los documentos actualizados necesarios a la hora de conducir. De lo contrario, podemos enfrentarnos a multas de hasta 500 euros. La Ley exige que conductor y vehículo obtengan autorizaciones administrativas para poder conducir y circular, que se lleven si se circula y que se muestren a los agentes de la autoridad que lo soliciten.

Son tres los documentos que todo conductor debe llevar en su vehículo:

  1. El permiso de conducir: es uno de los documentos que siempre has de llevar contigo. Debe estar siempre en vigor y con al menos un punto en nuestro saldo. Garantiza que el titular está capacitado para conducir un tipo de vehículo.
  2. El permiso de circulación: siempre ha de viajar en el coche ya que garantiza que cumple las características y homologaciones legales. Incluye la información técnica, el modelo, número de bastidor, cilindrada y potencia, etc. En su defecto has de contar con una autorización provisional de la Jefatura de Tráfico.
  3. Tarjeta de ITV: si tu coche ya ha cumplido cuatro años debe viajar en su interior. La Tarjeta de Inspección Técnica de Vehículos indica el consumo, emisiones, si se ha pasado la revisión obligatoria y si presentar defectos mecánicos peligrosos.

¿Pero qué ocurre si no llevas estos papeles en el coche? La infracciones relativas a la documentación del vehículo suponen una sanción administrativa. Para las infracciones menores, las multas estipuladas parten de los 10 euros. Otras más graves están penadas con multas mayores y pueden ser motivo de inmovilización del vehículo. A continuación, reproducimos una lista con las infracciones más frecuentes y sus correspondientes sanciones. En algunos casos pueden incrementarse en función de la gravedad del hecho, los antecedentes o la condición de reincidente del infractor:

Permiso de conducir

  • No llevarlo: 10 euros.
  • Datos no actualizados (cambio de residencia por ejemplo): 80 euros.
  • Permiso caducado: 200 euros.
  • Conducir con una autorización que no habilita: 500 euros + 4 puntos.
  • Permiso que no está en vigor: la multa llega a los 500 euros y además se trata de una infracción tipificada como muy grave.

Permiso de circulación

  • No llevarlo: 10 euros.
  • Vehículo sin autorización administrativa para circular: 500 euros.

Tarjeta ITV y certificado de la última inspección

  • No llevarla: 10 euros.
  • ITV caducada: 200 euros.

Seguro obligatorio

  • Circular con un vehículo sin asegurar: de 601 a 3.005 euros, según el criterio del agente.
  • Aunque no sea obligatorio, es aconsejable llevar el recibo de pago del IVTM, el famoso numerito o Impuesto Municipal de Circulación.

La tarjeta de ITV ha cambiado de apariencia y contenido, para que sea más difícil de falsificar. Desde julio de 2012, el nuevo modelo –de color azul– convive con la tradicional cartulina verde.  Este nuevo formato incluye más datos técnicos del vehículo, desde emisiones de CO2 hasta la categoría de la carrocería, los tipos de neumáticos que puede montar o el valor de ruidos.

¿Vale una fotocopia?

En España y solo para acreditar su existencia ante los agentes, tienen validez las fotocopias de los documentos del coche y el conductor, siempre que estén identificados el organismo y la persona que haga la compulsa del permiso de conducción y de circulación, la tarjeta de Inspección Técnica y las autorizaciones especiales de conducción.

Pueden hacer la compulsa, (de hecho están obligados a ello tras pagar la tasa correspondiente) los fedatarios públicos (notarios, etc.) y unidades dependientes de la Jefatura Central de Tráfico. También pueden hacerla (aunque no están obligados), los ayuntamientos, fuerzas de vigilancia, administración autonómica y resto de órganos de la Administración Pública.

¿Y si viajo fuera de España?

Si piensa conducir dentro de la Unión Europea, el permiso de conducir junto con su DNI -ambos en vigor- serán suficientes. Pero si va a ponerse al volante más allá de las fronteras de la Unión, deberá solicitar un Permiso de Conducir Internacional en la jefatura de tráfico de su provincia. Es válido para conducir durante un año por todo el mundo, excepto en el país que lo expide. Ya explicamos los pasos a seguir para obtenerlo.

El vehículo también debe ir documentado y debe llevar los originales (no valen fotocopias) del permiso de circulación y la ficha con las características técnicas (e ITV actualizada si fuera necesario). Fuera de la UE es necesaria la Carta Verde.

Además, para circular por el extranjero, el vehículo debe llevar un adhesivo con el país de origen en la parte posterior (una pegatina en forma de óvalo, de color blanco, en una E de color negro). Si viaja por la UE, puede utilizarse como equivalente las matrículas que incorporan la banda azul, con estrellas, y la letra E, pero fuera de la Unión, independientemente de la matrícula, es obligatoria la pegatina tipo óvalo.

Fuente: DGT
[NOTA: Artículo publicado el 12/11/2013, actualizado según la nueva normativa]

La entrada Qué multas puedes sufrir por no llevar los papeles en el coche aparece primero en Noticias.coches.com.



Consejos – Noticias.coches.com
leer más →

El intercooler: qué es y cómo funciona

Después de conocer qué es el turbo, así como los diferentes tipos que se pueden encontrar en el mercado vamos a pasar a conocer una de las piezas claves del entramado mecánico de los motores sobrealimentados, el intercooler. Debido a la tendencia actual de montar motores turbo a la mayoría de vehículos, se trata de un elemento que ha ido ganando importancia y del que es importante saber los detalles.

Es posible que te preguntes qué es el intercooler. La definición más básica que podemos hacer es que se trata de un intermediario entre el turbo y la admisión del motor. Se encarga de enfriar el flujo de aire que envía el turbocompresor (que trabaja a temperaturas muy altas), redirigiéndolo hacia el colector de admisión con una temperatura óptima.

Para conseguir ese propósito el intercooler necesita colocarse en una zona que reciba el aire de frente, para poder convertirse en una “nevera” a pleno rendimiento. Generalmente, si sus dimensiones son grandes, suele colocarse en la parte central-frontal. Cuando es más pequeño, una posición habitual es en los pases de rueda frontales.

Todo comienza en el momento en el que demandamos potencia con el pedal de acelerador. En ese mismo instante, las aspas del turbo empiezan a funcionar, de tal modo que comienzan a aspirar aire atmosférico a través del filtro.

El intercooler se encarga de enfriar el aire que envía el turbo, por lo que si aspira aire frío (como en invierno) se facilitará mucho el trabajo de esta “nevera”. Por tanto, una vez que la caracola del turbo envía el aire atmosférico a través de la tubería (como podemos observar en la foto superior, la parte de color rosa), rápidamente es enviada al intercooler.

La ventaja de que el intercooler esté colocado en una ubicación que reciba una gran cantidad de aire del exterior, es que no tardará mucho tiempo en enfriar el flujo de aire que proviene del turbo. Si seguimos acelerando, el colector de admisión tendrá la mariposa abierta y los pistones solicitarán más aire. Como podemos comprobar en el dibujo, ahora mismo estaríamos en la parte coloreada de azul (que hace referencia a un aire más frío), que entra en en los pistones y es expulsado a la caracola de escape del turbo (la cual está conectada con la tubería de escape).

En resumen, el aire entra con una temperatura exterior en la caracola de admisión, con la presión se calienta, el intercooler lo enfría y lo envía con la temperatura adecuada al motor. Aunque en primera instancia pueda parecer un invento de lo más normal y común, el intercooler ayuda a los motores sobrealimentados dar lo mejor de sí mismos.

La entrada El intercooler: qué es y cómo funciona aparece primero en Noticias.coches.com.



Consejos – Noticias.coches.com
leer más →

Diez consejos para evitar mareos en el coche

Realizar un viaje, en coche o cualquier otro medio de transporte, parece en principio una alegría para todo el mundo, pero hay personas que llegan a pasarlo realmente mal con estos. Y es que para quien sufre mareos en los viajes no tiene nada de agradable. Lo mejor es entender por qué se producen… y luego saber como evitarlos.

Por qué se producen los mareos

Los mareos en medios de transporte se conocen como “mareos por movimiento” o “cinetosis”. Ocurren porque el cerebro necesita conocer la posición del cuerpo en todo momento, algo que consigue con los datos que le proporcionan los sentidos, así como el apartado locomotor.

En un medio de trasnporte, el movimiento no depende de nosotros mismos. En ocasiones, a nuestro le resulta extraña la sensación de moverse sin realizar los movimientos por si mismo.

Por qué el mareo produce vómitos

Como se produce un desajuste sensorial conforme a lo que vemos y los datos que el resto del cuerpo envían, el cerebro piensa que se debe a una neurotoxina. La náusea se produce porque el cerebro cree que se ha producido un envenenamiento y hay que eliminar esa tocina. De ahí que nuestro cuerpo produce vómitos, para expulsarla.

Hay gente más propensa que otra a sufrir mareos en el coche. Se desconoce cuáles son los motivos pero sí que existen trucos para evitar que se produzca

1. Elegir bien el asiento del coche

Si eres propenso a sufrir mareos, lo importante es dar al cerebro la información adecuada de que te estás moviendo. Escoge siempre un asiento en el sentido de la marcha (sobre todo en furgonetas y carvanas) y, siempre que sea posible, el asiento del copiloto, pues desde ahí es más sencillo observar la carretera y que la vista “avise” al cerebro y el oído de los movimientos que se van a producir. Además, esos movimientos que se producen en el coche se notan más cuanto más atrás vayamos en el vehículo, por las inercias.

De esta misma manera, entre los asientos traseros es más fácil ver el exterior en el central que en los laterales. De acuerdo, es más incómodo en los coches actuales (suele ser más estrecho y duro), pero es mejor que limpiar vómitos luego, créeme.

2. Conducción suave

El conductor no suele padecer cinetosis. Siempre observa la carretera y su cerebro se adelanta a las acciones que va a realizar. Por ejemplo, sabe que se aproxima a una curva y el cerebro pedice los movimientos que el cuerpo va a tener cuando la tome. Ojo, hay casos extremos de personas que sufren mareos incluso conduciendo.

Eso sí, la conducción que realice podrá evitar que sus pasajeros sufran mareos en el viaje. Cuanto más predecible y suave sea la conducción, evitando frenazos y aceleraciones bruscas, y sobre todo tomando las curvas de manera progresiva, más probabilidades habrá de que nadie se maree.

El tipo de vía por el que se circula también influye. Es más difícil marearse yendo por una vía de alta capacidad que por una carretera secundaria debido a que los movimientos del vehículo se reducen mucho.

3. Vista al frente

Nada de leer en el coche ni realizar actividades que requieran fijar la vista en un punto del habitáculo. con ello solamente estás dando más posibilidades a que tu cerebro envíe información poco adecuada al oido y comience el malestar.

Del mismo modo, es mejor mirar hacia delante que a los laterales, para contar con más información de los movimientos que se van a producir. Y sí, ayuda estar entretenido. Escuchar música o conversar con otros pasajeros no solamente hace más ameno al viaje, sino que ayuda a evitar mareos.

4. Ventilación adecuada

Es muy importante ventilar el interior del vehículo antes de emprender la marcha para eliminar olores, sobre todo si ha estado durante mucho tiempo cerrado. Además, en el momento que aparecen los síntomas de mareo también nos puede ayudar abrir un poco la ventanilla: el aire fresco hace que disminuya la sudoración, mejore la respiración y aumente el contenido de oxígeno.

5. Ojo con los niños

Hay estudios que demuestran que los menores de 12 años tienen mayores posibilidades de marearse que los adultos. La razón es sencilla. A edades tempranas el cerebro está todavía inmaduro en el control del equilibrio. En los adultos el cerebro ha aprendido de situaciones pasadas y sabe adaptar el cuerpo en consecuencia. Por ese mismo motivo un adulto suele marearse en barco… a no ser que tenga experiencia en esas lides.

También aumenta la posibilidad de mareo cualquier trastorno que debilite el organismo o el equilibrio. Además de los niños hay que prestar atención a ancianos, enfermos, embarazadas y personas con cuadros de ansiedad.

6. Comidas

No es conveniente viajar inmediatamente después de la comida, pero si no hay más remedio, sigue nuestros consejos sobre comer bien antes de un viaje: sana, escasa (para evitar digestiones pesadas)  y mejor a base de alimentos sólidos. Procura beber cada cierto tiempo, pero evita bebidas alcohólicas.

7. Paradas frecuentes

Además de evitar la somnolencia y el cansancio, las paradas frecuentes (la recomendación es cada 200 km), ayudan a que el conductor no sufra dolores de espalda. Además, a los pasajeros también les viene bien estirar las piernas, ir al baño y tomar algo para despejarse y hacer más complicado que el mareo aparezca.

8. Evitar pensar en ello

No pienses que vas a marearte. Subirse en el coche ya pensando que vamos a marearnos lo hace más probable. Como decíamos, la conversación ayuda ya que se presta menos atención a los movimientos. Es mejor viajar dormido, pues de ese modo se percibe menos el movimiento, reduciendo la posibilidad de mareo. Si no es posible, cerrar los ojos también ayuda a reducir el malestar, al reducir en muchos casos la sensación de inestabilidad.

9. Ante los primeros síntomas

Tomar algo frío ayuda a frenar la sensación de náusea que acompaña al mareo. Por esa misma razón, abrir las ventanillas y no tener un habitáculo con demasiado calor (mantener una temperatura entre 21 y 23 grados) ayuda a detener los primeros síntomas.

10. Viajar preparado

Procura llevar bolsas para el mareo y ropa de cambio para los pequeños, para ellos es más difícil evitar o prever el mareo. Existen también medicamentos que alivian los síntomas del mareo. Uno de los más habituales es el dimenhidrinato (te sonará más como Biodramina, su nombre comercial), que además de presentarse en pastillas también en chicles, que acelera su absorción por el organismo y su toma es más amable para los más pequeños. De todos modos, antes de añadirla a tu botiquín en el coche, consulta con el farmacéutico. Recuerda que suelen provocar somnolencia, así que evita que los tome el conductor.

Fuente: RACE,

La entrada Diez consejos para evitar mareos en el coche aparece primero en Noticias.coches.com.



Consejos – Noticias.coches.com
leer más →

Las multas que te pueden caer debido a las luces del coche

Ver y ser visto es vital para la seguridad vial. Por ese motivo es lógico que realizar un mal uso de las luces pueda acarrear una multa. No tienen una cuantía muy grande, ya que oscilan entre los 80 y 200 euros, pero es mejor evitarlas. Además de por la cuantía, porque puede ser peligroso para ti y el resto de usuarios de la vía.

1. No indicar las maniobras

Una manera de acabar con el déficit de las Administraciones públicas sería multar a todo el mundo (creo que bastaría en los alrededores de Madrid) que no emplean bien los intermitentes. Son el único modo que tenemos de advertir una maniobra a otros usuarios de la vía… y no usarlos supone una multa de 80 euros. Como mínimo, que si lo haces en un cruce la sanción se eleva hasta los 200 euros. Si tu coche tiene averiado este invento de una actriz a principios del siglo XX deberías utilizar tu brazo para señalizar, como en bicicleta.

2. Usar los faros antiniebla si no es menester

Los faros antiniebla solamente deberían usarse en caso de que la niebla sea tan intensa que impide ver. Es obligatorio en todos los coches contar con una luz antiniebla trasera (de color rojo y con una gran intensidad), pero los delanteros no, si bien la mayoría de los modelos en venta cuentan con ellos, sobre todo en los acabados más completos (se sitúan a cada lado del coche, como explicamos en nuestra guía sobre las luces del coche y cómo utilizarlas).

El propio reglamento establece que solamente puede usarse la trasera en caso de “niebla, lluvia muy intensa, tormenta, fuerte nevada o nube de polvo”. La delantera, en “condiciones de baja visibilidad por niebla, lluvia intensa o nube de polvo, aunque sea de día”, matizando que la luz antiniebla sólo podrá usarse en esos casos (con la luz de cruce sería suficiente).

El problema aquí radica en gente que pasa un banco de niebla y luego se olvida de apagarla. O la emplea en condiciones no demasiado desfavorables, con lo que el brillo que producen se amplifica todavía más y molesta al resto de conductores ya que los deslumbra. Si te caza un agente de la ley te arriesgas a una sanción del 200 euros. Así que lee bien nuestros consejos para conducir con niebla.

4. Llevar un faro fundido

No puedes circular con un faro fundido (bueno, poder puedes porque por desgracia se ve a menudo). Si se da el caso has de sustituir la bombilla en mal estado, pues si te pillan pueden multarte con 200 euros.

Ya hace casi una década (desde 2010, para ser exactos) que ya no es obligatorio llevar bombillas de repuesto, pues hay coches en los que es realmente complejo sustituirlas y no tiene sentido. Si es tu caso y cumples la ley escupulosamente, deberías llamar a la grúa de tu servicio de asistencia en carretera para que te acerque a un taller.

4. Luz de matrícula fundida

Si no se ve bien la luz de la matrícula en situaciones de baja visibilidad es como si la llevas muy sucia… o que la hubieses retirado. Es obligatorio que funcione correctamente, ya que se trata del único modo de identificar a un vehículo. Si se ha fundido supone que te multen con 200 euros. Si está en mal estado o desgastada, la “broma” te cuesta exactamente lo mismo

5. Ráfagas

Ahora que los viajes largos se realizan por autovía, hace tiempo que no veo en la carretera esta costumbre. Antaño, recuerdo cómo la gente advertía de la presencia de los agentes de tráfico a los que se acercaban a su posición haciendo una señal conectando las luces un momento.

Pues bien. Está prohibido. Puede hacerse para avisar de un peligro, pero no de manera continuada… y da igual el motivo por el que la realices, independientemente de si es para avisar de que hay un radar cerca o no. Se sanciona con 80 euros, ya que puede deslumbrar al conductor que viene de frente.

6. Repostar con las luces encendidas

Es peligroso repostar con las luces encendidas, ya que supone que el sistema eléctrico del coche está en funcionamiento en un lugar con riesgo de combustión. Si lo haces y te ve la policía puede acarrear una sanción de 200 euros.

Y ojo, que el reglamento de circulación equipara a esta acción tener encendida la radio u otros dispositivos de radiación electromagnética, como los teléfonos móviles”. No es que esto último sea muy peligroso, pero como te contamos hace años, existe un ligero riesgo y mejor evitarlo. Peor sería repostar con el motor en marcha, de ahí que tenga una mayor sanción (que también acarrea pérdida de puntos).

7. No conectarlas si hay poca visibilidad

Ocurre en más ocasiones de lo que parece, ya que ahora hay mucha más iluminación nocturna en los núcleos urbanos (pero recuerda, no sólo tienes que ver tú, han de verte a ti). Recuerda también que no solamente hay que poner las luces de cruce de noche, pues la normativa exige conectarlas en un túnel, en los momentos cuando se pone y sale el sol o con lluvia extrema. Acarrea multa de 200 euros.

La mayoría de los coches actuales cuentan con luces que se activan automáticamente cuando los sensores detectan baja luminosidad. Además, son capaces de hacer más cosas (los máscompletos), como acomodar el haz de luz en curva, conectar las luces largas automáticamente y desconectarlas automáticamente cuando viene alguien de frente…

8. No conectarlas de día (algunas veces)

Cuando hay mucho tráfico (como las operaciones de salida y entrada a las grandes ciudades) suele habilitarse un carril extra para el tráfico. Ahí, has de conectar las luces, como en los carriles reversibles. También en zonas de obras, so pena de que te multen con 200 euros.

9. Inmovilizar el vehículo sin usar las luces

El código de circulación no deja lugar a dudas: “Todo vehículo que, por cualquier circunstancia, se encuentre inmovilizado entre la puesta y la salida del sol en calzada o arcén de una vía, deberá tener encendidas las luces de posición o, en su caso, las de gálibo”. Se trata de una infracción grave cuyo incuplimiento supone 200 euros de multa.

La entrada Las multas que te pueden caer debido a las luces del coche aparece primero en Noticias.coches.com.



Consejos – Noticias.coches.com
leer más →
AVISO LEGAL · LSSI · POLÍTICA DE COOKIES · POLÍTICA DE PRIVACIDAD



Este sitio emplea cookies como ayuda para prestar servicios. Al utilizar este sitio, estás aceptando el uso de cookies. OK Más información